Rotos

Rotos de ser mirados. 

Mutilados en el reparto.

Despellejados para la cena 

de un destino hambriento.

Un silbido nos quemaria vivos. 

Caminando sobre un cielo de baldosas flojas.

La cara aterrada de un espejo ahorcado nos espia.

Y asi rumbo al desiero que siempre nos prometieron.

Beberemos del espanto 

que atemoriza al miedo.

Diego Capusotto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *