Nancy y Abel

A Patrone 

Albert Einstein desarrolló la teoría de la relatividad mediante un experimento imaginario. El mismo estaba protagonizado por dos hombres: uno sobre un tren a toda velocidad y el otro parado en el andén. Eso fue parte de su descubrimiento que dice: nada es más rápido que la luz. Ni siquiera el sonido, que es más veloz que muchos aviones o cualquier transporte terrestre logra superar la velocidad de la luz. Sin embargo, en la vida cotidiana esas teorías son relativas.  

En el año dos mil diecinueve fui a un concierto donde tocaba un trio con un invitado especial, era un pianista medio pelado, como yo, pero que defendía esa calvicie con hidalga y disimuladamente, con una estrategia simple; dejaba el resto de su cabellera larga y desprolija. Al escuchar el piano en sus manos, puede reconocer ese modo que me resultaba familiar, eternizado en alguna grabación. Es muy probable que la teoría de la relatividad sea indestructible, pero en esta circunstancia llego primero el sonido. Pregunte quien era y me dijeron Abel Patrone, fue la primera vez que la luz llego detrás del sonido, para mí. Por suerte google me guio con su trayectoria y por supuesto no me había equivocado, ya conocía ese modo de tocar el piano.  

Esa misma noche tuve la suerte de compartir, con él, una mesa en una pizzería del centro. El tipo tenía un imán, uno no podía dejar de observarlo, era dueño de una simpatía única. Swing dirían los jazzeros. Tuve la oportunidad de que cruzar unas palabras, pero no le comenté mi admiración por su música, soy un cholulo con vergüenza.  

Siempre voy a estar agradecido de haber tomado fotografías a los músicos de jazz, como un modo de aprendizaje. Es una manera de corregir los errores que uno comete a la hora de apretar el gatillo y capturar la imagen. Para ellos la luz es lo menos importante y el «cazador» también. Gracias a eso conocí a músicos que admiro y deje de admirar. Es por eso que escribo esto para Abel, el imán. El que hizo que el sonido le ganase a la luz.  

Adiós Abel, viajero del tiempo en el espacio. 

2 comments for “Nancy y Abel

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *