Soy Negro Losz

Mi seudónimo es Negro Losz, en contra de toda lógica fui yo quien decidió adoptarlo como bandera de identidad . Surgió de la mezcla de un apodo con el que siempre me llamaron mis amigos, Negro y de una aberración de la palabra lost que en inglés significa desaparecido, porque detestaba mi segundo nombre, ese del que siempre renegué, Oscar.

 

¿ Cuál será la voz interior que le dicta a nuestros padres el nombre a elegir para sus hijos?

¿ Será un reflejo de la vida que ellos hubiesen deseado tener?

“La cámara fotográfica tiene en su interior un espejo, este capta la luz que emiten los cuerpos y la plasma en un celuloide de aproximadamente veinticuatro por treinta y seis milímetros.”  Eso me enseñaba la Señorita Marta,,mientras me explicaba no podía dejar de mirar sus inmensos ojos celestes, que tenían el mismo tono del cielo que flotaba a sus espaldas.

 

“ Lo bueno Luisito es que con esta maquina, podemos atrapar el tiempo para que no se escape nunca más.” Esas fueron las palabras mágicas que lograron sacarme de mi profundo letargo. Yo tenía ocho años y unos meses antes había fallecido mi padre. Ese invento me permitiría atrapar cualquier momento que deseara, para no volverlo a perder.

 

Pero las fotografías no sólo son un espejo que nos transporta hacia un pasado que ya no existe. También nos ayudan a mantener nuestros ojos bien abiertos para contemplar e investigar lo que vendrá y así contar historias a través de imágenes.

 

Siempre me escape de los espejos, por eso deje que Cecilia eligiese el nombre de mi hijo; pero llevo uno conmigo de manera permanente, diría que es una parte de mi cuerpo y con él, ando atrapando presentes.

 

 

Post navigation

1 comment for “Soy Negro Losz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *